El Ayuntamiento da el primer paso para promover la disolución de la Entidad de Conservación de Nuevo Portil

28/05/2016

Comunica por carta al presidente “que la tutela urbanística del Ayuntamiento ha finalizado, puesto que hemos recuperado los servicios de jardinería y limpieza viaria” y le insta a iniciar el proceso de disolución, “algo que sólo puede hacer la misma Entidad, con el voto favorable del 80% de los vecinos, y después de presentar un plan económico de liquidación de deudas que justifique que está libre de todas las cargas económicas. Nosotros sólo creamos las condiciones para que ellos decidan”, señala el alcalde.


El alcalde de Cartaya, Juan Miguel Polo, ha informado al Pleno del Ayuntamiento de la localidad, de las últimas gestiones municipales que suponen “el primer paso, por parte del Ayuntamiento, para promover la disolución de la Entidad de Conservación de Nuevo Portil, aspecto que tendrán que dilucidar ahora los vecinos que la integran, y que son quienes tienen la última palabra al respecto”.

El primer edil asegura que “culmina así por parte del Ayuntamiento, un proceso largo y complicado”, puesto que “hemos ido dando los pasos oportunos para llegar a la situación actual”. Polo ha detallado a todos los grupos con representación en el Consistorio que “en el día de hoy, he remitido una carta al presidente de la Entidad, comunicándole que con la recuperación por parte del Ayuntamiento en las últimas semanas, de los servicios de limpieza viaria y jardines, concluye la tutela urbanística municipal, que se queda sin sentido”.

En dicho escrito, el alcalde insta al presidente a “dar los pasos oportunos para proceder a la disolución de la entidad”, que, según explicó, “pasa por la convocatoria del Consejo de administración, en el que, con los estatutos en la mano, serán los miembros de la misma los que tendrán que aprobar dicha disolución con el respaldo del 80% de los vecinos que la integran”.

Además, explicó el alcalde, “también será necesario que la Entidad presente un plan económico de liquidación de las deudas pendientes que justifique que está libre de cargas”.

Es, en palabras del primer edil cartayero, “un primer paso de cara a la disolución, que da el Ayuntamiento justo en el momento en el que puede hacerlo, que es tras la recuperación de los últimos servicios que quedaban pendientes, lo que deja sin sentido la tutela urbanística de la entidad por parte del Consistorio”. “Pero ahora, -señaló-, como hemos sostenido siempre desde el Ayuntamiento, son los integrantes de la propia Entidad los que deciden con su voto, y con el plan de liquidación de las deudas pendientes”. El Ayuntamiento, subrayó, “lo que está haciendo con este paso es crear las condiciones favorables, ahora que es posible, para que la Entidad se pueda disolver cuando los propietarios así lo deseen y acuerden”.