El tiempo - Tutiempo.net

El Ayuntamiento asume la gestión de la romería y regulariza la ocupación de la vía pública

12/04/2016

El Consistorio, que se venía encargando de todo lo relacionado con la seguridad, el dispositivo sanitario, las tareas de acondicionamiento, limpieza y mantenimiento del recinto antes y durante la celebración, la reparación de caminos, la iluminación y el funcionamiento del dispositivo completo de obras y servicios que implicaba la fiesta romera, añade ahora, previo acuerdo consensuado con la Hermandad, la ocupación de la vía pública, regularizando una situación que viene determinada por ley.


El Ayuntamiento de Cartaya asume la gestión completa de todo lo relacionado con la romería, a excepción de los cultos y actos religiosos, de los que se encarga la Hermandad de San Isidro Labrador. Así se desprende del acuerdo alcanzado entre el Consistorio y la propia Hermandad, y con el que se pretende “regularizar la ocupación de la vía pública, un aspecto que obligatoriamente por ley compete a la administración, responsable de esa ocupación, pero de la que tradicionalmente se venía ocupando la hermandad más por costumbre que por otra razón”.

De esta forma, y según explica el Ayuntamiento, “se normaliza una situación que en nada va a repercutir en el ciudadano, puesto que las tasas, que son públicas, siguen siendo exactamente las mismas; y que sí va a implicar una mejora de los servicios que hasta ahora ha venido prestando el Consistorio de cara a la celebración de la fiesta romera, puesto que el objetivo, además de adaptarse a la legalidad, es reforzarlos y mejorarlos”.

En esta línea el Área de Economía explica que la Romería supone un gasto anual para las arcas municipales cercano a los 65.000 euros, puesto que el Ayuntamiento se encarga de todo lo relacionado con la iluminación, montaje y desmontaje completo de las instalaciones; seguridad, dispositivo sanitario (médicos, ambulancias, veterinario,..); riego, limpieza y acondicionamiento del recinto romero antes, durante y después de la celebración; dispositivo de obras y servicios durante la misma, arreglo de caminos de acceso a la Pradera y su entorno.

Ahora asume la gestión de la ocupación de la vía pública, previo consenso con la propia Hermandad, “para adaptar la situación a la normativa legal, y este aspecto, que al ciudadano no le va a suponer cambio alguno, salvo el lugar en el que abonar las tasas públicas, queremos que repercuta en la mejora de los servicios que se ofrecen, tal y como además hemos acordado con la hermandad, consciente también de la necesidad de adaptar la situación a la legalidad”.

En este sentido, desde el Consistorio se informa que “los ciudadanos van a recibir una notificación en la que se le explicará el procedimiento a seguir para la reserva de los espacios durante la celebración, respetándose escrupulosamente los mismos sitios y precios que se han venido manteniendo hasta ahora, y que la única modificación que implica con respecto a años anteriores, es que tendrán que venir al Ayuntamiento a gestionar la ocupación de la vía pública, porque es la administración responsable por ley de la misma”.